crowdfunding deportivo

El crowdfunding como patrocinio deportivo

En los últimos años se ha puesto muy de moda el micromecenazgo, conocido como crowdfunding, en el que personas, de manera individual, hacen pequeñas aportaciones económicas para lograr sacar adelante un proyecto. El deporte también se apuntó a este sistema, y en la red se pueden encontrar muchas páginas dedicadas al crowdfunding deportivo. En España destacan: Patrocinalos!, Sponsorto y apontoque.

No tengo claro que el crowdfunding sea patrocinio. Sí, hay una aportación y una contraprestación, pero no hay ventajas fiscales, no siempre hay soportes publicitarios, los ingresos no siempre alcanzan una cantidad que se ajuste a las necesidades del protagonista y la acción es efímera, no se crean sinergias.

El crowdfunding no se basa tanto en la aportación de grandes patrocinadores y pymes, sino que la idea es que sean los propios aficionados los que quieran ayudar al deportista en sus objetivos. Y aquí es donde el micromecenazgo choca con el concepto de patrocinio, ya que en este último la contraprestación es tan importante que el patrocinador no dona, no da limosna, o ayuda: invierte.

Sea patrocinio o no, lo importante es lograr que el deportista alcance su objetivo: lograr ingresos para vivir, entrenar y competir en las mejores condiciones. Y si estas pequeñas colaboraciones ayudan a ese objetivo, y además les acercan a los aficionados y les implican en su trabajo, aún mejor.

Para diseñar un proyecto de crowdfunding deportivo de éxito, aquí tienes siete claves:

  • Personalizado: Uno de los principales errores es escribir el texto en tercera persona, y que sea un texto formal con información deportiva, palmarés… -como hacen en Patrocínalos!– La gente apuesta o colabora con gente con la que se identifica, por eso recomiendo recurrir al storytelling, contar relatos que transmitan valores y características personales, y saber transmitir a la gente lo necesaria que es su aportación para la consecución de tu objetivo.
  • Concreto: Más vale crear muchos proyectos pequeños que uno grande. Si lo que se necesitan son 8000 euros… ¿que supondrán los 10 que te voy a donar? ¿A qué lo vas a destinar? Es preferible hacer más proyectos más concretos, especificando lo que te van a permitir lograr cada uno de ellos, que uno global que pierda fuerza.
  • Accesible: Y esto va muy relacionado con el punto anterior. No es lo mismo que la meta sea accesible, 400-500 euros, que sabes que con 50 aportaciones de 10 euros se consigue, que 8000-9000 euros, que piensas que no se va a lograr, y por lo tanto pierde interés.
  • Temporal: Hay que marcar tiempos, estos definen esa concreción de la que hablaba antes, y además transmite esa urgencia, de cara a que los aficionados participen y se movilicen. De hecho, se suele recomendar que se diseñen recompensas limitadas y exclusivas para las primeras aportaciones.
  • Contraprestaciones valoradas: Creo que este aspecto es en el que más se falla. No veo positivo que se den como contraprestación tuits, videoselfies, fotos, grupos de whatsapp e incluso una comida; porque sí, puede tener atractivo para el aficionado, pero no posiciona al deportista como lo que es, un deportista. Soy más partidaria de masterclass, de charlas en colegios o clubes, sesiones de entrenamiento… También están los productos de merchandising, pero a los ingresos hay que restarles los gastos de producción. Hay que buscar contraprestaciones en la que las dos partes ganen.
  • Originalidad: Hay que dejar huella en todo lo que hacemos y transmitir personalidad, ser originales. Aquí os dejo el proyecto de la atleta Pilar Vazquez, que ha puesto nombres de su prueba a las contraprestaciones que ofrece en función de la aportación económica: a sus puestos, salida, obstáculo, salto de ría, aceleración, campana, última vuelta y meta.
  • Visibilidad: No basta con crear el perfil, el proyecto y dejarlo en el olvido. Hay que hacerlo visible. Es cierto que algunas plataformas ayudan bastante en este aspecto, pero no podemos depender de los demás, y se trata de hacer partícipe a la gente. Si has pedido ayuda económica para, por ejemplo, comprar una bicicleta dirt –como es el caso de Astrid Fina-, mi recomendación sería que compartas fotos de las opciones que estás barajando, de los colores que va a tener, del primer trayecto que te gustaría hacer con ella… ayúdale a la gente a que quiera que tengas la bici tanto como tú la necesitas.

El crowdfunding también permite a los deportistas realizar acciones de responsabilidad social. Existen webs como migranodearena.org donde se pueden crear retos deportivos que reciban apoyo en forma de donaciones de aficionados que van destinadas directamente a proyectos solidarios de ONG’s.

En resumen, entendiendo que el crowdfunding no es patrocinio deportivo como tal, sí que puede ayudar al deportista a crear una relación con los aficionados, a generar ingresos que le permitan cubrir pequeños gastos, y a darles visibilidad.

Los tres caminos de la visibilidad

Cuando hablamos de visibilidad, últimamente parece que sólo importa lo que hagas en redes sociales. Incluso llega a un punto en el que el personal branding, la gestión de la marca personal, se está desvirtuando hacia la presencia digital, lo que es reducirlo a casi cenizas. Para mí, la visibilidad tiene tres ámbitos de actuación, y el más potente es la presencia en medios de comunicación, ahora te cuento por qué.

Estas son las tres vías para dar visibilidad a nuestra marca personal:

  • PRESENCIAL – Yo siempre digo que las redes sociales pueden servir para hacer contactos, pero estos solo se fortalecen cuando se desvirtualizan. En las distancias cortas, es cuando hay que demostrar la marca personal, no se puede fingir o exagerar algo de manera prolongada.

Ya sea uno a uno, uno a varios en una formación o uno a muchos en una conferencia o un evento, es importante participar y dejar huella en la sociedad, en los que nos rodean. Y dar constancia de esa presencia, posar para la foto, pero siempre después de relacionarse, compartir y crear.Relacionarse con gente importante te hace importante, y más aún si aportas valor. Extiende tus contactos, y no tengas miedo a las presentaciones en frío. Prepara un mensaje de presentación, piensa en el público, en sus necesidades, en tus fortalezas y tu propuesta de valor.

  • ONLINE – Si no generas interés suficiente para aparecer en los medios de comunicación, está claro que tener presencia digital te ayuda a estar en contacto con tu público, a dar visibilidad a lo que haces, y a generar ese interés.

Y para llamar la atención de los medios, tendrás que llamar la atención del público. Comparte contenido atractivo en la red como estrategia para hacerte visible en los medios de comunicación.

  • A TRAVÉS DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN – Para mí, son la herramienta de visibilidad más potente. Para empezar, porque es masiva, y ya sé que me vas a decir que las redes sociales también, pero las redes son potencialmente masivas, el alcance de los medios tradicionales es real. Para que se entienda, en redes solo llegas a esa cantidad de audiencia si te haces viral, mientras que el público de prensa, tv y radio es masivo de por sí.

La otra gran ventaja de los medios de comunicación es que tu no dices, dicen de ti. Hablar en primera persona de lo que hacemos o dejamos de hacer no tiene tanta fuerza como que otros reconozcan nuestra profesionalidad y talento. Ya no es que nosotros nos llamemos expertos, sino que otros nos lo llaman, y eso da más credibilidad, es que alguien lo ha comprobado. Y cuanta más reputación tenga el que lo dice, mejor.

Tiene ventajas, pero también se corre un riesgo. No controlamos el mensaje. Podemos preparar muy bien la entrevista o el reportaje, cuidar la nota de prensa que enviamos, pero al final no depende de nosotros lo que se publique, y eso, evidentemente, es un riesgo. Cuanta mejor relación haya con el redactor, menor será ese riesgo, y cuanta mejor relación tengamos con los redactores, más presencia tendremos en medios.

Dentro de análisis de nuestro público en la gestión de marca personal, todos tenemos un apartado para los periodistas y los medios de comunicación; son unos grandes aliados. Aprende a gestionarlo. Crea una base de datos, una agenda de medios y relaciónate con los periodistas. Piensa en las necesidades que les puedes satisfacer, y ayúdales a hacerte visible.

Lo que busca el patrocinador en los deportistas

El patrocinio es una de las principales fuentes de ingresos de un deportista, junto con la nómina de clubes y los premios por competición. Si el deportista quiere vivir de su deporte, si quiere competir al máximo nivel, si quiere poder entrenar y viajar para competir en las mejores condiciones, y si quiere pensar en su futuro, necesita encontrar buenos patrocinadores, y no basta con el rendimiento deportivo.

En este post te cuento cuatro requisitos que buscan las marcas a la hora de patrocinar a un deportista:

Repercusión

Se busca que dé presencia a la marca ante los medios de comunicación, bien sea en la competición o fuera de ella. Que los actos que se organicen susciten el interés del público y de los periodistas y medios, aprovechar los momentos de marca del protagonista para mostrarse al mundo.

Así, es habitual que en momentos previos a competiciones con mucho interés por el deportista o por el club o federación a la que pertenecen el patrocinador organice ruedas de prensa o presentaciones de productos, donde ofrecer en exclusiva las declaraciones del protagonista, siempre dando presencia a la marca que lo patrocina.

Hace justo una semana, Bruno Hortelano hacía su primera aparición pública tras el accidente de coche que sufrió a principios de septiembre. Lo hizo en la sede del COE, aunque las imágenes que se emitieron de sus declaraciones estaban grabadas en un despacho algo gris y sombrío, y donde apenas se veía que vestía de Nike. Cuatro días después, el velocista español publicó en su twitter que firmaba por el Nike Running Club. No conozco las circunstancias, pero a priori, parece un momento de marca desaprovechado.

Reputación

Además de que el deportista atraiga, tiene que tener una buena reputación. Una imagen atractiva, positiva, de alguien que sabe relacionarse con sus públicos, que transmite bien su personalidad, que tiene credibilidad y carisma, que honra sus valores y que está bien visto por los receptores del mensaje: público general y periodistas.

Cada día más vemos como los patrocinadores retiran su apoyo a deportistas a los que han pillado en acciones reprobables: consumo de sustancias dopantes, alcohol o drogas; o bien por ser violentos, infieles y mentirosos.

 

Valores y atributos comunes

Las marcas, a través de los deportistas, pretenden atribuir a su empresa o a su producto una serie de valores y atributos con los que tenemos claramente identificadas a estas personas.

Un muy buen ejemplo es el de Bridgestone y su apoyo a Lidia Valentín, Sergio Rodríguez y Javier Gómez Noya. El lema de la campaña es “Supera los obstáculos”, un proyecto motivacional en el que invitan a la gente a perseguir sus sueños, y para ello han escogido tres deportistas con tres historias de superación y sueños cumplidos. Además, los tres transmiten atributos muy positivos para vincular al producto: dureza (Lidia), resistencia (Noya), fiabilidad (Chacho).

Cuando hay un buen patrocinio es porque los valores de ambas partes están en sintonía y trabajan juntos para cumplir una misma misión. Por ejemplo, Rafa Nadal y Telefónica se ayudan mutuamente en la promoción del deporte, el primero con su Academia (de la que Movistar es socio patrocinador), y la empresa de telefonía con las Becas Podium, que apadrina el tenista.

 

Retorno de la inversión

Aunque el dinero no es lo más importante de un patrocinio, las empresas también buscan recuperar la inversión de patrocinio de alguna forma, bien sea con presencia en medios de comunicación o bien porque espera que ayuden a aumentar las ventas del producto.

Los deportistas son referentes. Son élite. Y los que practican deporte, o incluso los que sueñan con el estilo de vida de los deportistas más afortunados, quieren parecerse a ellos, imitarlos. Consumir los mismos productos que ellos, les acerca a sentirse así. Si ellos son los expertos y los consumen, será porque les ayuda a un mejor rendimiento, mejor agarre, mejor visión, mayor comodidad, mayor velocidad, mejor y mayor todo.

Aquí el gran problema suele estar en que el producto finalmente no sea del agrado del deportista. Imposible olvidar a Ferrer cuando promocionó el Samsung Galaxy S4 desde su Iphone, o los futbolistas como Ibrahimovic o Neymar que en las últimas semanas han estrenado unas botas con las que no se han sentido cómodos y las han sustituido en mitad del partido. Una más, nunca nadie vio a Cristiano consumir el endurecedor de mofletes japonés.

Todo el mundo tiene su público, solo tiene que encontrarlo. Si un deportista busca un patrocinador, mi consejo es que trabaje su marca personal, defina un posicionamiento y lo haga visible. Después, que analice sus valores y atributos, que analice su consumo, que piense en sus seguidores y lo que consumen, y que acuda a las marcas de esos productos y servicios en busca del beneficio mutuo.

 

Redes sociales profesionales para deportistas

Seleccionar las redes sociales en las que decides estar es importante, porque tener perfil no es lo mismo que ser activo. Las redes sociales profesionales están hechas para todos los profesionales, incluidos los deportistas, que pueden sacarle provecho en un terreno que les preocupa, el de la búsqueda de patrocinio y colaboradores.

Que me disculpen en bebeBee y Xing, pero yo voy a hablar de LinkedIn, porque es la red profesional más utilizada. De hecho, este año ha superado los 450 millones de usuarios en el mundo y los 8 millones en España. También hay que decir que su actividad es aún muy reducida, pues la mayoría aún lo usa más como un archivador de curriculums, que como una gran sala virtual de networking, que debería ser su uso más habitual.

LinkedIn es la red social donde los responsables de patrocinio y marketing pueden conectar directamente con los deportistas y viceversa. Y no sólo de patrocinadores, sino también con proveedores técnicos, marcas deportivas, periodistas deportivos o distribuidores de productos relacionados con la mejora física, la nutrición, la recuperación de lesiones… y también está el ámbito profesional no deportivo.

Hace unos días, en el taller de Comunicación y Deporte organizado por el Instituto Andaluz del Deporte y Avance Deportivo, hablábamos de ser proactivos. En mi ponencia hablé de marca personal, de asumir la capacidad de influir en nuestro prestigio, visibilidad y éxito profesional. LinkedIn es un lugar para ser proactivos e ir en busca de personas que nos ayuden y acompañen en nuestro camino, el sitio para hacer aliados y posibles clientes. No esperes a que vengan a ti.

Estos últimos días estuve cotilleando los perfiles en LinkedIn de los olímpicos españoles. De los 307 deportistas que fueron a Río representando a España, sólo 55 tienen perfil, aunque para once de ellos, es como si no lo tuvieran. Teniendo en cuenta criterios de fotografía, número de contactos, extracto y explicación de la experiencia y formación, solo una veintena tendrían un perfil correcto. Y da rabia, porque este verano desde Danone Academy se propusieron ayudarles a mejorar. Mi sensación es que falta que tengan claro la estrategia que hay detrás de su marca personal, y una mejor redacción y presentación de sus mensajes en los que destaquen su propuesta de valor.

Lo que más me ha llamado la atención es la falta de equilibrio en sus perfiles entre la información deportiva y la profesional. Están los que apenas nombran que son deportistas profesionales y olímpicos, y los que exponen todo su currículum deportivo. Es más, los hay que prefieren llamarse estudiantes que deportistas.

No hay que esconder que se es deportista, es más, hay que destacarlo, incluso si no eres profesional. Ser deportista conlleva una serie de valores y comportamientos que gustan a los empresarios, da información sobre ti, aunque sea en el ámbito del derecho o la medicina, por decir cualquiera. “Los deportistas de disciplinas individuales saben lo que es la constancia, el afán de superación, la iniciativa, la concentración y la toma rápida de decisiones. Los que practican deportes de equipo tienen todo eso, pero además gozan de visión de conjunto, generosidad y lealtad”, decía Sandalio Gómez en 2014 para este artículo de Expansión.

LinkedIn no es una red que te de mucha visibilidad o que te acerque a los aficionados, es una red en la que harás contactos, encontrarás patrocinadores y proveedores.

Para terminar, aquí tienes diez consejos para utilizar LinkedIn de manera proactiva.

  1. Completa tu perfil correctamente:
    • Foto adecuada. Lo ideal son fotos en tamaño plano corto-medio, con fondo neutro, vistiendo ropa deportiva oficial (o ropa de calle) y sin gafas de sol ni gorra, que se identifique bien la cara. Usa la imagen de fondo para patrocinadores o para un entorno deportivo si elegiste ir de calle en la foto de perfil.
    • Un párrafo de tu vida profesional y otra de la deportiva, dando prioridad según tu momento vital. Habla de tu experiencia, formación, tus intereses, tus sueños y metas. Destaca lo que te diferencia del resto y lo que ofreces.
    • Contenido extra. Es interesante facilitar un dossier con tu información deportiva y opciones de patrocinio, o enlazar entrevistas y que sientas que transiten bien quién eres y en qué momento estás.
    • Experiencia y Formación. Destaca lo importante, explica brevemente lo que sea necesario.
    • Crea una url personalizada.
  2. Cuando vayas a un evento, presta atención a la gente que conoces, a su empresa, cargo y nombre.
  3. Haz una lista de personas objetivo a las que te interesaría conocer.
  4. Ten claro lo que ofreces a esos contactos, y lo que tú necesitas de ellos.
  5. Conecta en LinkedIn con los profesionales que conozcas y con los de tu lista objetivo.
  6. Prepara un mensaje de solicitud de amistad, no mandes el típico “…. quiere contactar contigo”.
  7. Recibe a tu nuevo contacto con un mensaje de bienvenida a tu red si eres tú la que ha recibido y aceptado la solicitud.
  8. Desvirtualiza a tus contactos. La red está muy bien para crear nuevas relaciones, pero lo ideal para afianzarlas es conocerse en el mundo real.
  9. Interactúa con tus contactos, revisa sus publicaciones, comparte y agradece su colaboración.
  10. No esperes al futuro profesional, hoy ya tienes una profesión, la de deportista, con la que puedes destacar y conectar en la red.

Las ventajas de tener un mentor

Cuando empiezas a trabajar como consultor, mentor o incluso también les pasa a los coachs, a menudo te encuentras a gente que no entiende la necesidad y las ventajas de tener a alguien que te acompañe en el proceso hacia tu objetivo. La gran mayoría piensa que puede alcanzar sus objetivos por sí mismos, que solo deben seguir al sentido común, la lógica o el instinto. Y sí, pueden, pero con ayuda tendrán una visión más amplia, un apoyo, un consejo, un ánimo extra.

 Aquí os traigo una lista de once ventajas de tener un mentor:

  1. Experiencia y formación. Aunque se puede tener una idea general y hacer algún que otro curso rápido aprovechando los recursos que nos proporciona Internet, no podemos ser expertos en todo. Uno tiene que ser bueno en lo suyo, y saber rodearse de los mejores, o de los que pretenden ser los mejores en el área que él no domina. No todos tenemos que saber de marketing y comunicación, de temas legales o fiscales, lo importante es que conozcas bien tu área de trabajo y te rodees de gente profesional, con formación y experiencia que te den confianza.
  1. Mantener el rumbo. Un mentor te ayuda a mantenerte enfocado hacia tu objetivo. Te ayuda a detectar cuando estás desviando la atención del camino o alejando de él, y te enseña a decir no a aquello que no te acerca a él. 
  1. Estrategia ordenada. Todo lleva un proceso: un análisis, unas posibles opciones, una reflexión, una elección y una comprobación. Cuando actuamos por sentido común, casi nunca seguimos ese proceso, tomamos elecciones en base a creencias, al instinto, a recomendaciones, a oportunidades espontáneas… Y esas decisiones suelen estar desordenadas, no siguen un plan, ni surgen de una profunda reflexión, sino que persiguen una idea repentina, una sugerencia de un tercero, y a veces ni siquiera tenemos identificado el objetivo real que hay detrás.
  1. Acompañamiento. La soledad del emprendedor, o más simple, de cualquier persona que asuma una responsabilidad, es dura. Tener alguien a tu lado con quien hablar, que haya pasado por lo mismo que tú, que empatice contigo, que entienda tus emociones, tus miedos o tus inquietudes resulta reconfortante. A menudo, en temas personales, podemos compartir lo que nos pasa con amigos y familiares; pero lo laboral, por lo específico y por la parte que nos frena en nuestro interior, cuesta más compartirlo.
  1. Compromiso. Últimamente me he dado cuenta de que las personas nos comprometemos más con los demás que con nosotros mismos. Supongo que debe ser porque a nosotros nos perdonamos más fácilmente de lo que creeremos que les costará perdonarnos a los demás si les fallamos. El comprometerte con un mentor a hacer una cantidad de ejercicios, herramientas o tareas, en una fecha determinada, hace que veas el plazo como algo a cumplir. Además, trabajar con un mentor te ayuda a centrarte en ti y darte cuenta de que el verdadero compromiso es contigo mismo, porque eres tú quien quiere alcanzar ese objetivo.
  1. Confrontación. Necesitamos alguien que nos cuestione, que nos ponga en duda para que tengamos que demostrar y reafirmar que la decisión que hemos tomado es la correcta.
  1. Detector de incongruencias. Éstas, a menudo, nos muestran creencias limitantes o miedos que nos impiden avanzar a nuestro objetivo. Tener alguien que escuche activamente nuestros pensamientos para detectar incongruencias, creencias limitantes, miedos o errores de cálculo nos ayudará a avanzar.
  1. Visión externa. A veces estamos tan metidos en lo que hacemos, que no vemos más allá de lo que estamos haciendo. Un mentor te amplía el campo de visión.
  1. Contactos. Es una manera de ampliar tu red de contactos profesionales. El mentor tiene también una función de conector entre aquellas personas que conoce y que podrían trabajar juntos.
  1. Seguimiento. Te ayuda en tu autoevalución del trabajo, de lo que has hecho hasta ahora y de lo que queda por hacer hasta alcanzar la meta. Te ayuda a no relajarte ni te permite buscar excusas ni justificaciones. Te da refuerzos positivos cuando superas pasos.

Ventaja Extra:

El mérito sigue siendo tuyo. Porque lo hagas solo, no tiene más valor, el logro sigue siendo igual de importante. De hecho, que te acompañen no es que te hagan el trabajo, es solo una guía, una ayuda, un consejo. El ejecutor siempre serás tú, el trabajo es tuyo y el mérito también. Desde chicos nos han inculcado ese “y lo ha hecho él solito” como si por eso fuera mejor, cuando lo importante sigue siendo el logro.

Hoy no me voy a entretener en el cierre del post, solo recordaré ese proverbio africano que dice: “Si quieres ir rápido, camina solo. Si quieres llegar lejos, ve acompañado”.

Joaquín Sánchez, el futbolista youtuber

El futbolista Joaquín Sánchez se ha hecho youtuber.  Entró en las redes sociales de la mano de Instagram y Twitter, donde hacía lo que todo el mundo, pero ahora ha orientado su contenido al vídeo, que es donde verdaderamente se aprecia su marca personal. Creo que  se pueden sacar algunos aprendizajes de su incursión en el mundo digital y me gustaría compartirlos con vosotros.

Tuve la suerte de conocer y trabajar junto a Joaquín Sánchez cuando fichó por el Málaga CF. Es tal y como aparenta, un hombre muy simpático, guasón, currante, que se relaciona genial en el tú a tú, y que siempre tiene una sonrisa y un par de besos.

Me sorprendió que, en aquella época, nos llegó al departamento de comunicación una petición especial, no recuerdo de quién surgió, el caso es que Joaquín no quería que le vincularan más con la imagen de chistoso. Es más, debíamos controlar las propuestas de los medios y las nuestras para que no se le encasillara como alguien chistoso.

No sé dónde estaba el origen de esa preocupación, pero había algo que le hacía pensar que su mayor fortaleza, lo que le hace ser querido por la gente, esa cercanía y ese sentido del humor, le perjudicaba a su imagen. Supongo que su temor era que alguien pudiera pensar que su guasa le hiciera parecer poco profesional, cuando nunca nadie ha dudado de su capacidad de trabajo.

Afortunadamente, es una persona que se deja llevar por su personalidad, que no teme al qué dirán y aceptó esa característica de su marca personal. Es inevitable, donde está él, acabas llorando de la risa.

La clave de su éxito es su personalidad, pero ahora con el vídeo está alcanzando más visibilidad. Es el lenguaje que más cercanía transmite, por lo que a Joaquín le viene como anillo al dedo. Puede que para otros mensajes necesite ayuda, pero a la hora de ponerse delante de una cámara, el del Puerto de Santa María tiene guasa para rato. Tan importante como tener presencia digital, es saber escoger los canales, el lenguaje y los mensajes, para que éstos vayan en consonancia a nuestra personalidad.

Desde el pasado verano, ha estado explorando las posibilidades. Comenzó con los Periscope, pasó a los directos de Facebook y finalmente al canal de Youtube. A la vez que ha ido probando herramientas, ha ido mejorando el contenido, pues al principio esperaba que solo por conectarse, pasara algo. Recuerdo un directo de Facebook en el que solo repetía el calor que hacía y esperaba que sus seguidores le contaran algo. Ahora, cuando se pone delante de la cámara, tiene una idea clara de lo que va a decir, y ese mensaje tiene un objetivo, aunque solo sea el de ganar visibilidad.

Entiendo, o quiero entender, que su visibilidad en internet forma parte de una estrategia. Imagino que Joaquín ve acercarse el día del adiós a la práctica fútbol, y su carisma y su experiencia le hace ser muy apto para la televisión, el entretenimiento y la información sobre fútbol. Quiero pensar que estos videos persiguen ese objetivo. Ese, y la obtención de ingresos por patrocinio, pues colaboró con Coca-Cola aportando su visión de la Eurocopa.

Los videos de Joaquín tienen éxito porque es el primero en lanzarse a hacer este tipo de contenidos, por la gracia natural del protagonista y porque satisface una necesidad de sus públicos. A los patrocinadores les da un producto al que vincular su imagen, a los periodistas un contenido distinto a publicar, a los aficionados les da entretenimiento, y a su Club le da visibilidad. Todos ganan.

La visibilidad de Joaquin se traduce en visibilidad para el Betis, su cercanía es cercanía del Betis con su afición… Su club es uno de los principales beneficiados de esta presencia. Ya no sólo se habla del Betis en previas, crónicas o partidos ante los grandes, se habla de él cada vez que Joaquín publica un video.

En resumen, estos son los cinco aprendizajes que me gustaría destacar de este post:

  1. Aceptar la esencia, nuestra marca personal.
  2. Elegir el canal, lenguaje y mensaje acorde a nuestra personalidad.
  3. Planifica contenidos.
  4. Que tu visibilidad te acerque a tu objetivo.
  5. Haz partícipe a tu entorno, todos se benefician.

Por cierto, si quieres aprender a hablar delante de una cámara con cercanía, te invito a que visites el canal de youtube de Alicia Ro, comunicadora 2.0 enfocada en Marca Personal y Oratoria.

Personal Brander del deporte

¿Y qué c…. es eso de Personal Brander del Deporte? Últimamente escucho mucho esta pregunta cuando hablo de a qué me dedico. El error es mío, me equivoqué al ser tan respetuosa con la terminología pese a saber que mis clientes podrían no entender de lo que estaba hablando. Para explicarlo, he decidido contestar a todas esas preguntas que me plantean en un post.

Un personal brander del deporte es el que gestiona la marca personal de profesionales del deporte, donde se incluye a los deportistas, entrenadores deportivos y entrenadores personales. También es aplicable otros profesionales independientes especializados en deporte: fisioterapeutas, masajistas, psicólogos, coachs… Personalmente, elegí esta especialidad, pues es donde está mi experiencia. El deporte es un sector que conozco a la perfección y del que tengo ganas de seguir descubriendo más cada día.

Gestiona la marca personal ¿y eso qué es?

La marca personal es nuestra esencia, nuestro ADN comportamental, el cómo pensamos, actuamos, nos relacionamos y comunicamos. Entendiendo cómo nos percibe el entorno, y atendiendo a nuestra identidad, nuestros objetivos, nuestras prioridades, nuestra forma de ser y pensar, diseñamos una estrategia que nos ayude a alcanzar nuestros objetivos, donde destacamos el valor que aportamos, acompañándolo de un plan de visibilidad online y offline.

Para que te hagas una idea clara. Es interpretar a la persona como si fuera una empresa. Analizar su visión, misión, objetivos, valores… Identificar sus clientes, su propuesta de valor, su mercado, su competencia… Y hacerlo visible en el mundo digital, pero también en el presencial, diseñando mensajes orientados a alinear marca personal y reputación, para convertirse en la opción preferente.

¿Como un agente deportivo?

 No. No negocio contratos, no soy intermediaria ni trabajo a comisión. Piensa que no todos los deportistas, según su disciplina deportiva o categoría, tienen agente. Y no todos los agentes pertenecen a grandes agencias que les proporcionen esta visión 360º, pues los hay quienes cumplen con la labor de intermediario, o vienen del ámbito del derecho y no tienen esa visión empresarial que necesita un deportista.

Como Personal Brander del deporte doy a deportistas, entrenadores y entrenadores personales las herramientas para que tomen el control de su negocio. Transformo a deportistas y entrenadores en profesionales del deporte, les ayudo para que puedan vivir de su actividad, y ayudo a entrenadores personales (y otros profesionales vinculados al deporte) a perfeccionar su modelo de negocio y activar su visibilidad.

¿Mentora deportiva?

 No. Yo no entro en los aspectos técnicos ni tácticos de cada disciplina deportiva. Yo me centro en trabajar en todo lo que ocurre fuera de la práctica deportiva.

El deportista está dándose cuenta de que, para alcanzar el éxito, no basta con el talento, hay que ser profesional. Y no sólo en la parcela deportiva, también fuera de ella. Y gran parte de ese éxito pasa por cuidar las relaciones con todos los públicos que influyen en su modelo de negocio: aficionados, periodistas, patrocinadores e instituciones…

¿Una asesora, como la de los políticos?

 No. Si aconsejo, pero en marketing, emprendimiento y comunicación personal. Y lo más importante es que este trabajo se hace en base a la identidad, a la esencia de cada uno, no a mentiras ni retoques. Por eso, el primer paso para gestionar la marca personal es un trabajo de autoconocimiento.

¿Eres coach deportiva?

 Aunque tengo la formación, que me sirve de mucho para trabajar con mis clientes en esa primera etapa, no ejerzo de coach. Mi preocupación es el desarrollo profesional desde el punto de vista del marketing, el emprendimiento y la comunicación.

¿Gestionas la comunicación de tus clientes? 

 Dentro del proceso de marca personal establecemos un plan de comunicación, tanto online como offline. Lo ideal es formar al cliente para que éste el control y se autogestione, y funcione, así como cualquier otro autónomo que gestiona su propia comunicación. Si se detecta una falta de recursos, formación o habilidades y se necesita externalizar la comunicación, al igual que se contratan servicios legales o fiscales, sí que le invito a que se ponga en contacto con mi grupo de trabajo compuesto por profesionales especializados en comunicación de marcas personales deportivas.

Y la pregunta más importante: ¿Por qué elegirte como Personal Brander del Deporte?

 El principal motivo es que tengo muy claros los modelos de negocio de los profesionales del deporte. Y mi ventaja para entenderlos así, es porque forma parte de mi forma de ser, ya que entre mis fortalezas destacan el análisis, la estrategia, la empatía y la comunicación; y porque conozco muy bien a sus públicos, he vivido el deporte desde todos los puntos de vista posibles: deportista, entrenadora, aficionada, periodista, y dentro de clubes deportivos trabajando en los departamentos de comunicación y marketing. Sin ser consciente, llevo potenciando marcas personales deportivas desde hace más de trece años. Ahora he aplicado esa experiencia a mi metodología para convertirlo en la mejor herramienta para activar el negocio de los profesionales del deporte.

El patrocinio deportivo necesita equilibrio

Supongo que estáis de acuerdo en que, en la mayoría de acuerdos de patrocinio deportivo, el patrocinador está en una posición de superioridad. Y también es así en el día a día, cuando se dice que el cliente siempre tiene la razón, aunque no siempre la lleve.

Yo, que defiendo la asertividad y el win-win, querría que se lograra un equilibrio entre ambas partes. Entiendo que el dinero es necesario para financiar los gastos que conllevan federaciones, clubes, competición y deportistas, pero hay que poner en valor lo que se ofrece a cambio, y no arrodillarse sin más.

En los últimos años, estamos viendo empresas que retiran sus patrocinios a deportistas que no se comportan acorde a los valores que se espera de ellos. Y me parece bien, pero me pregunto: ¿Hemos visto que alguna entidad deportiva o deportista rompa un contrato por el mismo motivo en la otra dirección? Por citar un ejemplo, ¿rompió alguien su acuerdo de patrocinio con Wolkswagen? No, solo se habló de que las pérdidas de la compañía reducirían sus inversiones. Ninguna entidad rompió su acuerdo alegando que sus valores no coincidían con los de una marca que había engañado en los test de emisiones. Es más, compañías poco aseadas usan el patrocinio deportivo como herramienta para lavar su imagen.

En Málaga llamó la atención este verano que el club de fútbol, después de romper en 2010/11 el patrocinio de William Hill y pagar durante años para llevar UNESCO en la camiseta, ahora acepta el dinero de otra casa de apuestas, Marathonbet. Pero el dinero es lo que tiene… “Estos son mis principios y si no le gustan tengo otros” que decía Groucho Marx.

Insisto en que sé que el dinero es necesario, pero hay que hacerse valer, hay que respetarse. Y creo, de hecho, que ese respeto e integridad a la larga será recompensado. Aumentaremos así el valor y compromiso de las empresas que nos patrocinen porque estas sí cumplen con nuestros valores y lo certificamos.

Creo que esta posición de inferioridad pasa porque siempre hemos partido de un punto erróneo en la búsqueda de patrocinio. A menudo, vemos a deportistas y entidades pidiendo financiación como si pidieran ayuda. Y no, señores y señoras, no es mendigar, no es una ayuda, ponéis vuestra imagen de marca al servicio del patrocinador a cambio de dinero.

Ofrecéis vuestra imagen, que tiene unos valores muy definidos y además cotizados. Tenéis unas características que se identifican perfectamente con la marca, producto y/o serviciodel patrocinador. Y conectáis con un público al que ellos quieren vender sus servicios. Eso tiene un coste, no una limosna.

No mendiguéis, poneos en valor.

Ganar no es suficiente, hay que hacerse visible

Es algo casi aceptado por todos, durante los Juegos Olímpicos se habla de deportes y deportistas que solo aparecen en los medios de comunicación cada cuatro años. Ellos protestan, y los periodistas, irónicamente, informan de esa queja, pero nadie hace algo que realmente cambie esta situación.

Ayer, en una entrevista publicada por El Periódico, Laia Palau, jugadora de baloncesto decía: “Nos da visibilidad, pero… ¿Qué más tenemos que hacer? Subcampeonas del mundo, campeonas de Europa, medallas de plata, ¿qué más hemos de hacer? El problema es que el deporte no se valora como debería porque si lo valoramos en función del esfuerzo seríamos las reinas. Nosotras, y mucha gente que se deja la vida. Cuando ves lo que hay detrás de todos los deportes individuales, por ejemplo, madre mía… Lo que pasa es que se valoran otras cosas, que no se vende esto, se venden otras cosas: el atractivo, el espectáculo…”

No estoy de acuerdo. Se puede hacer mucho más, Laia se olvida de todo lo que hay fuera de la pista. Ganar no es suficiente, hay que hacerse visibles, y la visibilidad de uno mismo no puede estar en manos de periodistas, medios de comunicación, clubes, federaciones o competición. Si uno quiere hacerse visible, tiene que asumir esa responsabilidad y actuar en consecuencia.

No creo que haya que caer en la crítica fácil a los medios de comunicación -a los que no pretendo defender- que generan interés por el corte de pelo, la vestimenta o el nuevo coche del futbolista de turno. Creo que, si fueran más conscientes de ese esfuerzo del que habla Palau, si tuvieran cómo contarlo, si supieran siquiera qué está ocurriendo, si la gente demandara más información sobre ellos, si tuvieran un equipo de trabajo más amplio, y también por qué no, si tuvieran más interés, no tendrían más remedio que difundirlo. Pero no es así.

El deportista no puede esperar que los periodistas o medios vengan a él o ella -aunque eso sería lo ideal-, y menos aún en esta era de la información. Ni tampoco depender de las acciones que organicen clubes, federaciones o competiciones, que buscan la difusión de su deporte o marca. No digo que no se cuente con ellos, claro que hay que hacerlo, pero ese camino se debe recorrer en ambos sentidos. No hay que esperar a que medios e instituciones vengan o propongan, sino también ir y proponer.

Tiene que gestionar su marca personal para obtener la reputación y visibilidad deseada, y no olvidarse de que existen los medios de comunicación propios: apps, web, blogs y redes sociales; y las relaciones personales, entre otras muchas más herramientas.

Entiendo que requiere más trabajo, estar pendiente de más cosas e incluso una formación extra, pero si el deportista quiere más visibilidad, bien sea por reconocimiento, por ingresos publicitarios o para poder vivir profesionalmente del deporte… tendrá que tomar parte activa.

¿Y eso, cómo se logra? Aquí van seis claves:

  • Aprovecha los momentos de marca.Los medios y la gente no siempre hablan de ti, pero el día que eres noticia, hay que aprovecharlo. Si tienes algo que te ha puesto en el centro de atención y hace que la gente venga a ti, explótalo, haz para que se queden o que siempre quieran y puedan volver.
  • Atiende las necesidades de tu público.En otro post hablaré de los públicos de los deportistas y sus necesidades, pero yo los dividido en: entrenador, patrocinadores, instituciones (clubes, federaciones, políticas y sociales), periodistas y aficionados. Piensa que necesita cada uno, que quieren y esperan de ti y, en la medida en la que sea posible, dáselo.
  • Ten una relación fluida con los periodistas.Son tu mejor aliado para alcanzar visibilidad, ayúdales a hacer su trabajo, proporcionales contenido multimedia, recuérdales los eventos en los que participas… Crea un vínculo que haga que nada más que por esa conexión, quieran saber de ti. Cuida esa relación, busca el equilibrio win-win con contenido-visibilidad.
  • Crea y mantén adecuadamente tus canales propios de comunicación.La red da la oportunidad a todos para compartir su contenido interesante, también a los deportistas. Conecta directamente con tu público masivo a través del online. Un buen ejemplo de una deportista que lo está haciendo genial no solo en redes sociales, sino también a través de su app móvil es Garbiñe Muguruza.
  • Ve donde está la gente.Participa en eventos sociales, se una parte activa de la sociedad. Sal de tu zona de confort, amplía tu círculo de relaciones. Acude a colegios, a clubes de formación base de tu deporte, organiza campus, charlas, visitas… Crea sinergias con otros deportistas, con patrocinadores, e incluso con periodistas. Y no lo hagas sólo porque tu Club te manda, no, hazlo porque a ti te interesa, sácale partido.
  • Muestra disponibilidad y preparación.Entiende que todo esto forma parte de tu trabajo y organiza tu tiempo teniéndolo en cuenta. Si quieres aparecer, tendrás que exponerte. Y no sólo cuando las cosas vayan bien, también hay que dar la cara cuando vayan mal, así que será mejor que estés preparado.

Gestiona tu marca personal para alcanzar notoriedad gracias a un plan de visibilidad online y offline, teniendo en cuenta tu objetivo y siendo fiel a tu esencia.

El deportista profesional como empresa

Los Personal Branders vemos a las personas como marcas, como su propia empresa. Así, con herramientas de coaching reconocemos la identidad de la persona y fijamos su objetivo; con técnicas de emprendimiento, ventas y marketing diseñamos una estrategia; y con la ayuda de la imagen y la comunicación la hacemos visible, para que dé a conocer quién es y qué ofrece.

Cada proceso de personal branding es único, pero, además, en el caso de los deportistas hay que prestar especial atención a dos aspectos importantes: la reorientación profesional, pues la vida deportiva se ve limitada en muchos casos por la edad, y la búsqueda de patrocinadores, que les proporcione los ingresos necesarios para poder dedicarse por completo al deporte como profesión.

El producto estrella de un deportista como empresa es su rendimiento deportivo. Es lo que le hace ser quien es. Ya sé que me diréis que deportistas como Beckham han ingresado más por publicidad – otro producto en el modelo de negocio del deportista – que por jugar al fútbol, pero esa publicidad es una consecuencia de la visibilidad ganada a través de su rendimiento deportivo. Además, os recuerdo que el producto estrella debe ir relacionado con nuestro talento y fortalezas, y no todos los deportistas saben posar delante de las cámaras con naturalidad como para convertir ese en su principal producto.

Ya tenemos dos productos: Rendimiento deportivo e imagen. Podríamos añadir un tercero, que sería profesión a largo plazo, pues hay muchos deportistas que tienen otra línea de producción. Por poner algunos ejemplos, Jesús Ángel García Bragado además de correr los 50km marcha es podólogo; la piragüista Teresa Portela es fisioterapeuta, y la regatista Marina Alabau tiene una empresa que organiza actividades de playa y montaña, con escuelas y campamentos.

El deportista profesional es el que asume la responsabilidad de su marca y gestiona su empresa de manera eficaz. Su principal reto es darse cuenta de que, como cualquier autónomo o emprendedor, él mismo es a la vez el director general, el producto, y la imagen visible de su marca.

Echemos un vistazo a las áreas de su empresa, las gestione el propio deportista o los tenga externalizados:

  • Dirección General, supervisar el funcionamiento de todos los departamentos, decide el objetivo y diseña la estrategia a seguir para conseguirlo.
  • Recursos Humanos, elegir bien a su equipo de trabajo: entrenador, preparador físico, coach, fisioterapeuta/masajista, agente/representante, jefe de prensa, abogado, asesor financiero…
  • Investigación y Desarrollo.Este es el área que más le gusta al deportista, pues es como yo llamo al entrenamiento y la competición. No hay que olvidar que los ingresos de un deportista también vienen, aunque no en todos los casos, de las competiciones que ganan.

Hay veces que el deportista se centra tanto en su producto estrella, que se olvida de los otros dos que hemos citado antes, la imagen y su profesión a largo plazo. Para gestionarlos habrá que diseñar planes de marketing y de carrera incluyendo una activación de la formación continua y un plan de negocio aparte para esa nueva línea de producción.

  • Mantenimiento. El físico hay que cuidarlo, y en este caso con un buen cuerpo médico, fisios, masajistas, podólogos, osteópatas, nutricionistas, dentistas…
  • Financiero, para gestionar bien sus ingresos, destinándolos a afrontar gastos, generar ahorro y realizar inversiones, bien para capitalizarlo, o bien en la mejora de la marca a través de un plan de formación.
  • Legal,para que todos los acuerdos sean revisados correctamente.
  • Comercial, para hacer negocios B2B, bien con los clubes, o bien con empresas patrocinadoras, según el producto.
  • Marketing, para dar valor a la marca, activar correctamente los acuerdos de patrocinio, y gestionar las relaciones públicas.
  • Comunicación, dar visibilidad a su marca, comunicar sus resultados, relacionarse con los periodistas y medios.
  • Responsabilidad Social. El principal motivo debería ser su implicación con la sociedad, su entorno y causas que le preocupen, pero no vamos a negar que la responsabilidad social da buena imagen, además de beneficios fiscales.

Un proceso de personal branding ayuda al deportista a trazar la estrategia de su empresa y ponerse en acción para alcanzar el éxito.