El patrocinio deportivo necesita equilibrio

Supongo que estáis de acuerdo en que, en la mayoría de acuerdos de patrocinio deportivo, el patrocinador está en una posición de superioridad. Y también es así en el día a día, cuando se dice que el cliente siempre tiene la razón, aunque no siempre la lleve.

Yo, que defiendo la asertividad y el win-win, querría que se lograra un equilibrio entre ambas partes. Entiendo que el dinero es necesario para financiar los gastos que conllevan federaciones, clubes, competición y deportistas, pero hay que poner en valor lo que se ofrece a cambio, y no arrodillarse sin más.

En los últimos años, estamos viendo empresas que retiran sus patrocinios a deportistas que no se comportan acorde a los valores que se espera de ellos. Y me parece bien, pero me pregunto: ¿Hemos visto que alguna entidad deportiva o deportista rompa un contrato por el mismo motivo en la otra dirección? Por citar un ejemplo, ¿rompió alguien su acuerdo de patrocinio con Wolkswagen? No, solo se habló de que las pérdidas de la compañía reducirían sus inversiones. Ninguna entidad rompió su acuerdo alegando que sus valores no coincidían con los de una marca que había engañado en los test de emisiones. Es más, compañías poco aseadas usan el patrocinio deportivo como herramienta para lavar su imagen.

En Málaga llamó la atención este verano que el club de fútbol, después de romper en 2010/11 el patrocinio de William Hill y pagar durante años para llevar UNESCO en la camiseta, ahora acepta el dinero de otra casa de apuestas, Marathonbet. Pero el dinero es lo que tiene… “Estos son mis principios y si no le gustan tengo otros” que decía Groucho Marx.

Insisto en que sé que el dinero es necesario, pero hay que hacerse valer, hay que respetarse. Y creo, de hecho, que ese respeto e integridad a la larga será recompensado. Aumentaremos así el valor y compromiso de las empresas que nos patrocinen porque estas sí cumplen con nuestros valores y lo certificamos.

Creo que esta posición de inferioridad pasa porque siempre hemos partido de un punto erróneo en la búsqueda de patrocinio. A menudo, vemos a deportistas y entidades pidiendo financiación como si pidieran ayuda. Y no, señores y señoras, no es mendigar, no es una ayuda, ponéis vuestra imagen de marca al servicio del patrocinador a cambio de dinero.

Ofrecéis vuestra imagen, que tiene unos valores muy definidos y además cotizados. Tenéis unas características que se identifican perfectamente con la marca, producto y/o serviciodel patrocinador. Y conectáis con un público al que ellos quieren vender sus servicios. Eso tiene un coste, no una limosna.

No mendiguéis, poneos en valor.

3 comentarios
  1. Mar P
    Mar P Dice:

    En esa línea me resultó sorprendente -y decepcionante- que un deportista que encarna una marca de valores tan acusada como Nadal se hiciera imagen de una casa de juego online. Igual que el alcohol y el tabaco han desaparecido de los patrocinios, al menos de forma abierta, debería ser cuestión de tiempo que ocurra lo mismo con algo que también puede provocar adicción y problemas como es el juego.

    Responder
    • eacastillo13
      eacastillo13 Dice:

      Los juegos de azar y las apuestas son un tema complicado de manejar. Es cierto que hay casos en los que se convierten en ludopatías, pero también hay gente que lo entiende como un juego, un momento de socialización con amigos y diversión.

      Personalmente, estoy más en contra de las apuestas deportivas, por el tema de la integridad. Es curioso que La Liga de una formación en los clubes en la que dicen que nadie del mismo, ni deportistas, ni técnicos, ni empleados ni familiares de estos pueden participar, pero se acepte su dinero como patrocinio. Crea la duda, y no me gusta.

      Respecto a los juegos de azar… ¿Y si ellos en su ámbito personal juegan con moderación? Formaría parte de sus gustos y personalidad, y en ese caso creo que habría que aceptarlo. Otra cosa es que, para compensar percepciones como puede ser la tuya, además de recibir ese patrocinio colaboren conjuntamente con el patrocinador y asociaciones para el tratamiento de ludopatías. Esa sería mi recomendación.

      Responder

Trackbacks y pingbacks

  1. […] los que quieran ayudar al deportista en sus objetivos. Y aquí es donde el micromecenazgo choca con el concepto de patrocinio, ya que en este último la contraprestación es tan importante que el patrocinador no dona, no da […]

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *