Entradas

Tim Tebow Time

Os confieso que no sabía quién era Tim Tebow hasta hace unos días. Yo, que me considero una enamorada de todos los deportes, y especialmente de los de conjunto (porque de equipo creo que ya lo son todos los deportes incorporando a entrenador, coach, médico, fisio, preparador físico…), reconozco que no me he sentido atraída por el fútbol americano. Tanto espectáculo y parafernalia alrededor me cansa, aunque sí que he ido a ver a los Granada Lions. Si es de balones ovalados, me llama más la atención el fútbol australiano y, por supuesto, el rugby.

Llegué a Tim Tebow por una búsqueda en Google. Quería una foto de un deportista rodeado de medios de comunicación con la idea de transmitir claramente el mensaje de lo que yo, con mi trabajo, ofrezco: Dar visibilidad al esfuerzo.

Y me encontré con él. Y como soy una buceadora de la red, me dejé llevar y encontré su historia, la de un deportista con una marca personal muy potente. Gustará más, gustará menos, pero potente. Tim Tebow lo tiene todo desde el punto de la marca personal deportiva:

Un sueño – Tenía en su día el sueño de ser profesional del fútbol americano, ahora “solo” quiere cambiar vidas.

Valores muy marcados – De una familia de tradición religiosa, no se encuentra una salida de tono de Tebow en la red. Siempre habló de amor, fe y esperanza.

Utilizar sus fortalezas – No se le caracteriza por ser un gran quarterback, de hecho, siempre se le critica su juego de pase. Lo que deportivamente sí que todos veían en él, era a un resucitador de partidos y un gran líder motivacional, contagiaba a sus compañeros, le hacía creer.

Su valor diferencial – Su religiosidad. Es su seña de identidad respecto al resto de deportistas. Fue conocida su ruptura con una Miss Universo por querer mantenerse casto hasta el matrimonio. Y también famosa fue la final del campeonato nacional, en la que escribió sobre la pintura de debajo de los ojos la cita bíblica “John 3:16”, que fue buscada en Google por más de 92 millones de personas aquel día.

Visibilidad – Su comportamiento en el campo y fuera de él le llevo a ser visible. De hecho, en las retransmisiones se hablaba del Tim Tebow Time, como un momento del partido en el que se paraba la narración para hablar de él y de su vida. Tebow publicó un libro en 2011 “A través de mis ojos. El viaje de un quarterback” el libro deportivo y religioso más vendido del 2011.

Sponsorización – Con este éxito de visibilidad, no es difícil que las marcas se quisieran asociar con él. De hecho, su camiseta fue lo más vendido en 2010.

Historia de superación – Era el menor de cinco hermanos, y su madre, estando embarazada pilló una contagiosa enfermedad por la que los médicos le recomendaron abortar. Finalmente Tim nació sin problemas, y el haber pasado por esa experiencia le convirtió en un activista pro-vida.

Plan de Futuro – Es escritor, conferenciante, predicador -ya lo ejercía en cárceles durante su etapa profesional-, comentarista de fútbol americano, y además es copresentador un programa de construcción de casas en FOX.

Responsabilidad Social – Tiene una fundación que realiza numerosas acciones especialmente con niños enfermos, y además ha construido un hospital especializado en ortopedia en Filipinas -su país de nacimiento, pues sus padres se encontraban allí de misiones- para niños con discapacidades físicas.

Autoconocimiento – Tebow habla de lo que sabe, de su vida, de su aprendizaje. El próximo octubre publicará un nuevo libro llamado “Shaken. Descubriendo tu verdadera identidad en el medio de la tormenta de la vida”, en el que aborda como afrontó no conseguir sus metas deportivas desde la fe cristiana.

Su mensaje – Su lema de vida: El verdadero éxito no se mide con posesiones físicas, y sí en la cantidad de vidas que cambias.